> Tíbet

Posiblemente, el Tíbet sea la región del mundo que despierte más fascinación en el imaginario de cualquier ser humano. ¿ Será la culpa de aquel comic? ¿Será la atracción por el budismo? ¿Serán esos paisajes nevados que evocan pureza, misterios, gestas en busca de lo desconocido?

Este espacio te permitirá acercarte al imaginario y a la cultura del Tíbet. La Gran Evasión te proporciona algunas pistas, algunas pinceladas para animarte a viajar al País de las Nieves. La experiencia bien vale la pena.

Comics>

  • Hergé “ Tintín en el Tíbet” (1960)

Para muchos se trata de un referente y la obra maestra del genial dibujante belga. Sobre gustos no hay nada escrito pero, sin lugar a dudas, es el preferido de La Gran Evasión. Leyendo esta historieta y soñando con el encuentro de Tintín con Tchang, uno deseaba descubrir el País de las Nieves.

Por cierto según la revista francesa Lire, este comic fue declarado el mejor de la historia. Lo dicho cada uno tendrá sus gustos pero esta historieta es de lectura obligada, si es de joven mejor que mejor.

Portada-Tintin-tibet-w

Literatura>

Estos son algunos de los libros de referencia y que recomienda La Gran Evasión para preparar vuestra aventurara a este fascinante rincón, en ocasiones desconocido, del planeta. Como de costumbre no se trata de una lista cerrada, sería imposible.

  • Gurú Rinpoche según Karma Lingpa “ El libro tibetano de los muertos”
  • Alexandra David-Néel “ Magos y místicos del Tíbet”
  • Javier Moro “ Las montañas de Buda” (2001)
  • Dominique Agniel y Michel Cotin “ Viaje al Tíbet: tras los pasos de Alexandra David –Néel” (2002)
  • Colin Thubron “ Hacia una montaña en el Tíbet” (2012)
  • Dalai Lama “ Conócete a ti mismo tal como realmente eres” ( 2010)
  • Éric Mayer y Laurent Zylberman “ Tíbet, el último grito: Diario de un viaje al País de las Nieves” (2013)

Portada-tíbet-ultimo-grito-w

Artes gráficas>

Cuando se viaja por Tíbet o incluso por Nepal, lo primero que percibe cualquier interesado por el arte son unas pinturas votivas, detallistas que tienen la finalidad de transmitir el conocimiento y principalmente significado del budismo. No obstante la temática es variada incluyendo recreaciones de acontecimientos históricos, leyendas y costumbres tibetanas, biográficas de personajes notorios…

Los tangkas son pues una clase de tapiz, de pergamino incluso, que transportaban enrollados los monjes de templo en templo.

Algunos definen pues como los tangkas como “ pintura de tela y seda enrollada capaz de desplegarse para la contemplación”. Para su elaboración, que responde a unas técnicas y directrices precisas se utilizan minerales naturales que contribuyen a resaltar los colores. Incluso se emplea oro liquido. Su confección es pues preciosista y se tarda entre 100 y 400 horas, según el tamaño, en finalizar estas obras.

Otro tipo de arte gráfica son los mandalas.  Uno de sus significados es el de “centro sagrado”. Se pueden configurar sobre diferentes superficies, normalmente sobre madera, empleándose arena de colores.

Dicen los expertos que la elaboración de un mandala purifica a tres niveles: externo, interno y secreto

La Gran Evasión fue testigo silencioso de la elaboración de un mandala. Contemplar a los monjes dibujando con la arena es una experiencia mística y cautivadora. Observar esta acción requiere tanta concentración como la que dedican los propios artistas. Los monjes utilizan conos de cobre, los chang-bu,  con ranuras en uno de sus lados. Con la ayuda de una varita delgada de cobre se frota suavemente de tal forma que la arena, debido a los efectos de la vibración, sale finamente por el pequeño orificio al final del cono. Esta técnica, junto a la pericia de los monjes, permite lograr dibujos y representaciones hermosas a la par que preciosistas y detallistas.

Monjes-Pintando-mandalas-w

Este diagrama tibetano se configura en forma de montaña y adoptan de dos a tres dimensiones. La elaboración de un mandala no es pues casual y tiene una finalidad concreta. El objetivo es invocar a un determinado Buda para que permanezca en ese  lugar concreto.

Cine>

El séptimo arte es la manifestación artística que más ha contribuido o mejor ha logrado dar a conocer al gran público la historia de esta región de nuestro planeta.

La Gran Evasión os invita a ver algunas de estas cintas.

  • George Patterson “ Asalto al Tíbet” (1964)
  • Stephen McMillan y Carmel Travers “Bandera roja sobre Tíbet” (1989)
  • Jean-Jacques Annaud “ Siete años en el Tíbet” (1997)
  • Martin Scorsese “ Kundun” (1997)
  • Nick Gray “ Escape del Tíbet” (1997)
  • Khyentse Rinpoche “ La copa” (1999)

  • Nalin Pan “ Samsara” (2001)
  • Wei Dai “ Érase una vez en el Tíbet” ( 2010)

Música>

La música tibetana es idónea para aquellos que practiquen la meditación. Es una música más asociada a un estilo que a grupos o bandas concretas. Aún así hay dos grupos que han “trascendido” un poco más que el resto.

  • Nawang Khechog “ In A Distance Place”.

Este artista logró el hito de ser el primer músico tibetano en ser nominado a un premio Grammy. Ocurrió en 2001 aunque finalmente no ganó el premio a mejor álbum en la categoría de New Age.

  • Monjes del Monasterio de Sherab Ling “ Cantos sagrados tibetanos”.

En 2004, dieron la vuelta al mundo convirtiéndose en los ganadores del premio Grammy al mejor álbum de música tradicional.

Los artistas internacionales siempre se han movilizado por la causa tibetana y en el año 1996 nació la serie de conciertos “ Tibetan Freedom Concert”. El primero se celebró en San Francisco y posteriormente otras ediciones tuvieron lugar en ciudades como Nueva York, Washington, Ámsterdam, Tokio, Sídney, Taipéi, Viena y el último en Ginebra en el 2012.

El elenco de artistas que han participado en estos conciertos es de lo más granado y muchos de ellos son grupos seguidos por La Gran Evasión como Smashing Pumkins, Pavement, Sonic Youth,Björk, Patti Smith, Radiohead, Eddie Vedder, You Am I, REM etc.

Pero sin lugar a dudas el grupo que más se involucró en estos conciertos y en la defensa de las libertades y derecho del Tíbet fueron los Beastie Boys.